The Mandalorian 2: entre el legado y el fanático

The Mandalorian, imagen cortesía de Disney+

El éxito de The Mandalorian sorprendió a todos con su primera temporada. El carisma del personaje Baby Yoda (Grogu) conquistó a la audiencia; pero también lo hizo la simplicidad de la historia sobre los mandalorianos. Su segunda temporada, cargada de expectativas, reafirmó que The Mandalorian consolida y expande la franquicia de Star Wars.

La historia

En cuanto a la historia, la segunda temporada sigue los lineamientos de la primera. Din Djarin (protagonista y héroe solitario) tiene la misión de devolver a Baby Yoda (Grogu) a los Jedi. Los ocho episodios de la temporada continúan la trayectoria de la misión trazada en la primera; por lo que el espectador no verá una división en la historia. Esa es la primera fortaleza de The Mandalorian.

Como es una continuación, también hay un arco evolutivo del protagonista. Su encuentro con otros mandalorianos y aquellos que usaron el traje, lo ayudan a derrumbar prejuicios y conceptos rígidos sobre el código («ser mandaloriano») e incluso sobre sí mismo. De nuevo, el casco es el elemento que hila todos los episodios para reafirmar la vulnerabilidad. Su relación con Grogu lo ayuda a aceptar su propia humanidad por detrás del casco, aceptar el sufrimiento ante los afectos. El tema sigue siendo el honor, esta vez, desde la virtud. La exploración de este tema es su segunda fortaleza.

Los subtemas son la ideología, la memoria, la democracia, el liderazgo, la paternidad, la comunidad (por medio de los grupos/clanes), la violencia, la amistad, el poder, el bien versus el mal. Favreau tiene el crédito de expandir el universo Star Wars al mostra otra cara de personajes de la serie y de los comics. Sobre este hecho, se presenta tanto como fortaleza y debilidad de la serie.

En The Mandalorian, la incorporación y/o profundización de personajes es una fortaleza porque hila esta historia como un legado, con las presentadas tanto en las precuelas como secuelas de las películas y series animadas. Busca, precisamente, integrar Star Wars como un vasto universo de personajes conectados. Así, el espectador disfruta de otra visión de las tribu de los Tusken, los Quarren y los Mon Calamari. También sobre este punto, la incursión de Boba Fett, Ahsoka Tano, Bo-Katan y Luke Skywalker pretende conectar y dar identidad a toda la franquicia.

The Mandalorian, imagen cortesía de Disney+

Sin embargo, incluir tantos personajes conocidos en una misma temporada (y el anuncio posterior de sus respectivos spin-off) han levantado en el espectador la crítica del fanservice. Esto representa la más notoria debilidad de The Mandalorian. Estos cuatro personajes (conocidos por los fanáticos de la saga fílmica y animada) han sido usados no solo para complacer a los fanáticos. Sirven como elemento nostálgico y monetario de la franquicia.

Quizás el fanático y el espectador puede argumentar que la primera temporada estableció la narrativa para la incorporación. Si la misión es llevar a Grogu con un Jedi, entra en juego Ahsoka y Luke; al ser una serie de los mandalorianos, participan Bo-Katan y Boba Fett.

Pero el argumento en contra indica que, mientras Bo-Katan sirve de propósito a The Mandalorian, al forzar a Din Djarin a conocer el real propósito de su clan y unir la historia del sable negro; el resto están para revindicar deseos de los fanáticos. Ahsoka es el personaje más querido de Filoni y proviene de la serie animada, Boba Fett es el personaje más maltratado de la primera saga con esa muerte poco digna, Luke el más maltratado de la última trilogía. Por ende, la segunda temporada de The Mandalorian sirve para complacer más que para impulsar la narrativa.

Los spin-off en cuestión que abren el valor monetario son Ahsoka, The book of Boba Fett, Rangers of the Republic; aparte de aquellos anunciados por Disney dentro de Star Wars: Andor, Obi One Kenobi, Lando, The Acolyte, The bad batch, Star Wars: visions, A droid story.

La forma

La tecnología empleada en la primera temporada de The Mandalorian (los paneles LED como escenarios) continúa en la segunda temporada; y también se usan el CGI IMAX. El abultado presupuesto y las exigencias del guion, fueron motivos suficientes para los mejorados efectos visuales que sirve de real entretenimiento para el espectador. Quizás el más cuestionado (por ende, una debilidad) es el CGI de Luke, que obedece más al efecto nostálgico y el respeto al legado de Mark Hamill que al dinero.

En líneas generales, tanto la fotografía como la banda sonora, las actuaciones y la dirección, son fortalezas de la serie que mejora este aspecto con cada temporada. En la dirección participaron Bryce Dallas Howard, Dave Filoni, Rick Famuyiwa, Peyton Reed, Carl Weathers, Robert Rodriguez y Jon Favreau, quien dirigió por primera vez su serie con el primer episodio.

Las referencias a las películas y series animadas de Star Wars están presentes, al igual que los Westerns y las películas de Samurais. Se incorpora a esta lista la de Alien, Terminator y Jaws.

Trailer de la segunda temporada de The Mandalorian. Video cortesía del canal de Youtube de Star Wars

Pese a la polémica suscitada con Gina Carano, la segunda temporada de The Mandalorian guarda una gran lección: simplicidad narrativa y la fidelidad al legado. Y es inevitable para la serie navegar bajo los límites del deseo de los fanáticos, pues Jon Favreau y Dave Filoni también son fanáticos de Star Wars. Las fortalezas de la serie siguen siendo lo sobresaliente y mantienen las expectativas de la tercera temporada, a estrenarse en diciembre del 2021.

Para saber más sobre la ficha técnica de The Mandalorian, haz clic en IMDb.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *