Roma exhibe los complejos de Cuarón (2)

  • Roma (2018) es dirigida por Alfonso Cuarón.
  • Se llevó varios Óscar este año por mejor director y mejor película extranjera.
  • Fue estrenada en el Venice International Film Festival.
  • La película fue financiada y exhibida por Netflix.
Roma, imagen cortesía Netflix

En el anterior apartado sobre el primer pilar de Cuarón a través de Roma, se expone cómo Netflix (y Cuarón) se apoyaron mutuamente para poner en la palestra a la película por intereses particulares. En esta entrada, se desarrolla el segundo pilar y complejo: la fotografía.

Segundo complejo: fotografía

La fotografía es lo más valioso de Roma por el uso de los planos: abiertos (planos generales) con profundidad de campo y pocos movimientos de cámara (limitado a paneo y uno que otro travelling) para que el espectador pueda detallar el performance de los actores y su relación con el entorno.  Un montaje sintético utilizado por el neorrealismo italiano y realismo poético francés. Cuarón quería hacer un homenaje a esta estética o así podemos inferirlo. Por tanto, no es una idea original del director sino el uso de un lenguaje visual de unos movimientos cinematográficos para contar una historia.

Opening credits de Roma, cortesía del canal The Blog Cinematic

Cuando contemplamos los planos, quedamos maravillados. La lentitud nos ayuda a visualizar la escena. Además, en la primera media hora de película evocamos a El ladrón de bicicletas de Vittorio de Sica, La regla del juego, de Jean Renoir o Los 400 golpes de François Truffaut.  Sin embargo, la magia va perdiendo fuerza conforme transcurre Roma; se vuelve largo y tedioso, no por la meticulosa fotografía sino por el guion.  De ahí la sensación de que no ocurre nada. Y sin un buen apoyo de guion, carece de sentido los lujos estéticos. 

Hay que hacer hincapié sobre dos aspectos. El primero tiene que ver con ciertos planos que, por el extremo cuidado en la composición, contiene un metalenguaje. Este metalenguaje es digno detallarlo porque colabora con el contenido de la escena. Sin embargo, como en Roma es continuamente abusado en su uso, el espectador pierde dicho contenido. Por ejemplo, el plano de los golpes del carro intentando entrar al garaje cuando el conductor es el padre. Este mensaje dentro del plano y en la escena (este metalenguaje) es el siguiente: el padre se esfuerza por ajustarse a la familia, cuyo espacio de movilidad (para él) es extremadamente estrecho. Y cuando el caucho pisa la mierda del perro, puedes imaginar a dónde dirige su frustración. Caso contrario ocurre en la escena de la madre y el carro: ella choca también pero sus movimientos son bruzcos y decididos; abandona la perfección por entrar porque ella busca hacer posible que la familia salga adelante.

Escena de la madre con el carro, cortesía del canal de Youtube de Tatyana Zambrano

El segundo aspecto tiene que ver con la dirección de fotografía, cuyos créditos están sobre Cuarón. Cuando leemos los créditos, vemos que sobre él recae varios cargos: productor ejecutivo, guionista, director, director de fotografía. Estamos no solo ante una película de autor sino ante el control. Siendo también director de fotografía, podíamos desglosar su propio lenguaje cinematográfico que no debería distanciarse de sus otros filmes.

No obstante, en los opening credits, aparece algo llamado “colaborador cinematográfico”. Ante la duda, Cuarón aclaró en qué consistía un cargo que no existe en la industria del cine. Gracias a la insistencia de prensa, se ha comprobado que Galo Olivares fue convocado como director de fotografía; por lo que se habla de codirectores. Y es curioso que no fue Olivares el que recibió los créditos o menciones en la ceremonia de los premios. Ante esta inquietud por las redes sociales luego de la transmisión de Los Oscars, Cuaron declaró que se alejaba de las RRSS por trabajo. Esta actitud siembra más dudas que necesitan ser aclaradas porque estamos hablando del lenguaje cinematográfico del director. Roma es diferente a Y tu mamá también, Children of men y Gravity, y esto no solo se debe al Chivo Lubezki. Y a la hora de la verdad, la fotografía es el segundo pilar por el reconocimiento y valor que enriquece al film. Sin aquel que esté por detrás de ella, no existe la película.

Reportaje sobre el colaborador cinematográfico de Roma, cortesía Zoom F.7

Para conocer la polémica entre Cuarón y Olivares, puedes revisar el reportaje que ha hecho Zoom F.7 titulado El colaborador cinematográfico, que presentan evidencias para que puedas formar tu propio criterio sobre un cargo tan particular como polémico.

Para revisar el primer pilar de Roma, haz clic aquí: Netflix.

Para revisar el tercer pilar de Roma, haz clic aquí: guion.

Para revisar la ficha técnica de la película, haz clic en IMDb.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *