Mrs. America y las caras del feminismo

Mrs. America, imagen cortesía Hulu

Mrs America no pasó desapercibida durante la pandemia. La apuesta de Hulu por un contenido más desafiante para hacer competencia a HBO, Amazon y Netflix (aunque sin llegar al presupuesto de estas) lo demuestra al tratar con astucia las caras del feminismo, que hoy es motivo de discusiones en la sociedad norteamericana (y también en el resto del mundo). Mrs. America es una miniserie que conquista con sus fortalezas y hace reflexionar con sus debilidades.

Fortalezas

La primera fortaleza salta a la vista: un elenco envidiable que sostiene la miniserie, atrae audiencia y aporta con su talento la credibilidad del tema. Cate Blanchett, Rose Byrne, Uzo Aduba, Elizabeth Banks, Margo Martindale, Sarah Paulson, Tracey Ullman y Ari Graynor, tan solo por mencionar algunas actices, investigaron y asumieron con respeto sus personajes que marcaron la historia de los Estados Unidos. Blanchett resalta del resto, no solo por su carisma sino por su fuerte interpretación de Phyllis Schlafly, el personaje que más tiempo ocupa en Mrs. America.

La segunda fortaleza recae en la dirección de arte y la fotografía que refuerzan el mensaje del tema, que es la tercera fortaleza. Puede parecer que el tema es el feminismo, dado que retrata la lucha del movimiento ERA por aprobar la ley Equal Rights Amendment. Pero no se queda solo en ERA pues aparece el juego político por detrás de la lucha y también la contraparte conservadora liderada por Schlafly. Como un maniqueismo, ERA y las conservadoras avanzan en el poder, el tema de Mrs. America.

Mrs. America, imagen cortesía Hulu.

Mrs. America refleja a cada mujer con sus bondades y ambiciones, decisiones y rivalidades, sin ser encasilladas en heroinas o villanas. El espectador sentirá empatía por un bando pero también comprenderá el lado humano del otro, hasta pensar que las peleas entre ambos sectores eclipsan la mirada condescendiente del patriarcado, tercer elemento político que juega por dentrás de ERA y el StopEra.

Schlafly vive el acoso y el menosprecio del hombre, sea por medio de la figura de su esposo o políticos, pero ella decide ignorar estas conductas con el fin de incursionar en la vida política, su meta. Y para ello se vale de su movimiento conservador como su cuota de poder.

Por el otro lado, las participantes de ERA viven no solo las vicisitudes de su condición femenina frente a la minusvalía de sus derechos, sino que son libres y abiertas en sus decisiones. Este punto será su mayor poder para enfrentar al lado conservador y a Washington. Así, la miniserie estará con el paralelismo constante entre ambos grupos para hacer ver al espectador que estos bandos contrarios son espejos, uno del otro, del drama de la sociedad norteamericana.

Debilidades

La debilidad es el punto de vista. Mrs. America está basada en hechos de la vida real pero se toma algunas licencias para aumentar el drama de la trama. El espectador que espera una fidelidad exacta, verá arruinada su espectativa.

Además, al llevar cada episodio el nombre de una de las personajes emblemáticos (Phyllis Schlafly, Gloria Steinem, Shirley Chisholm, Betty Friedan, Brenda Feigen, Jill Ruckelshaus, Bella Abzug) se anticipa al espectador la profundidad sobre la historia de esta figura. Sin embargo, Schlafly aparece en todos los episodios y esto corta la anticipación.

Mrs. America habla sobre Schlafly y es inevitable que no aparezcan las participantes de ERA, pero este detalle puede perturbar al espectador si este busca un trato más igualitario. Hay que ser sinceros: Schlafy no sería conocida sin ERA y ellas merecían mayor tiempo en la pantalla.

Trailer de Mrs. America. Video cortesía del canal de Youtube Fox Premium Latinoamerica.

Mrs. America ofrece una mirada contemporánea al feminismo de los setenta, por medio de dos grupos extremos que tienen en su haber un preconcepto de lo que es la mujer. Una mirada contemporánea que acusa el trasfondo del sabor amargo de la lucha: el egoísmo en la política.

Para conocer más sobre la ficha técnica de Mrs. America, haz clic en IMDb.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *