Game of thrones: el fenómero de la primera temporada

Game of thrones, imagen cortesía HBO

La primera temporada de Game of thrones dio inicio al mejor seriado que HBO pudo tener en sus manos desde The Sopranos. ¿Por qué? Representa el primer ícono de la cultura pop del siglo XXI a nivel mundial. ¿Y a qué se debe? Al tema, claro está.

Podríamos inferir que el tema es el poder a partir del nombre de la serie. Está el rey, Robert Baratheon, que ostenta el poder máximo de subyugar al otro; y convoca a Eddard (Ned) Stark, Lord y Guardián del Norte, para que sea su mano derecha. A lo largo de la primera temporada descubrimos que Robert tiene ese poder gracias a otro, al de la rebelión que él mismo lideró contra el anterior rey, Aerys II Targaryen.  Nos presentan a otro personaje, la reina Cersei Lannister, que tiene el poder de la manipulación y puede controlar a todos, incluyendo a su hermano/amante Jamie Lannister (quien también exhibe el poder militar, al menos nos lo indica a través de su rango). También está Viserys Targaryen, que hace gala del poder del derecho legítimo al trono, para abusar de su hermana Daenerys y venderla al jefe de la tribu dothraki a cambio de un ejército.  A su vez, Khal Drogo, jefe del clan dothraki, nos muestra su poder a través de la violencia en la batalla; la Guardia de la Noche luce un poder quizás no tan notorio entre los hombres pero sí por medio de un muro: contención ante el peligro. 

Game of thrones, imagen cortesía HBO

Sin embargo, reducirlo al mero poder es simplista porque ante todo hay que comprender la primera temporada desde el sistema político.  Existen dos continentes. El este, (¿nuestro Oriente?) reúne diferentes sistemas políticos. Aunque solo se mencionan, es bueno agregarlos: las ciudades libres, que emulan a una república, cuyo gobernante llega por elección y vela por los intereses de su nación. Más adelante tendremos a la Bahía de los esclavos como una congregación de pequeños reinos, donde los burgueses actúan como un oligopolio sobre la clase más desfavorecida que son los esclavos, pues de ellos se basa su negocio. Por los momentos, solo conocemos a los Dothraki, que son una tribu nómada, muy reconocidos por su habilidad en la batalla.

Poniente (que emula nuestro Occidente), es un sistema feudal, de pequeños lores que obedecen a una monarquía que está ubicada en la capital King’s Landing. Lo que sostiene la monarquía no es un ejército sino la lealtad entre las casas a un monarca, que brinda protección y garantiza las costumbres de cada región. Este rey, cuando muere, lo sucede otro que esté unido por sangre al anterior. Y los derechos del anterior recaen sobre el presente, y eso incluye la lealtad. Por eso tenemos varias casas, varios reinos y lores que nos son introducidos a través de un mapa en los opening credits.

Opening credits de la primera temporada, cortesía HBO

Con la llegada de Ned Stark descubrimos los diferentes significados que tendrá la lealtad, no solo en la primera temporada sino en las siguientes. Stark contempla que el sistema político de la monarquía no se basa solo en lealtad sino en intrigas, engaños, espionaje, omisión a la ley y venganzas. Ned Stark, que la lealtad para él es sinónimo de honor y verdad, no podrá convivir con esta forma de política, una forma muy diferente a la practicada en el Norte. Sucumbirá por la ingenuidad de sus acciones, la defensa de lo que es correcto (la verdad) frente a los otros conceptos de lealtad y modos de la vida política.

Game of thrones, imagen cortesía HBO

El rango del personaje es otro tema que yace dentro del guion, está presente en los libros y que (sin duda) es lo mejor de la serie. Al inicio del primer episodio se nos introduce a la familia Stark como una familia perfecta. Hay unos rangos de autoridad y preferencia: padre, madre, hijo mayor, hijas, hijos menores… y el bastardo Jon Snow. Bastardo que es criado en la familia pero no es de la familia. No lleva el apellido pero si un apodo para los bastardos del norte. Este hecho, el no llevar un apellido, es la herida que carga el personaje. No sabe quién es su madre y se siente despreciado por su condición, por lo que intentará buscar otro lugar dónde encajar.

A su vez, está Daenerys Targaryen: mujer, exiliada y de una familia cuyo padre (el anterior rey, Aerys II Targaryen) gozó de mala reputación por quemar gente y volverse loco. Una mujer que es maltratada por su hermano y vendida por un ejército. La extranjera ahora (y otra vez) que debe convivir con una tribu ajena a sus costumbres. Daenerys es rebajada y despojada de su condición de persona para ser un simple objeto: la procreadora. Lleva sobre sí el peso del linaje y la mala reputación de una familia en extinción, y se aferra al valor de sí misma para no olvidar quién es (este es el símbolo de los huevos de dragón).

Game of thrones, imagen cortesía HBO

Ambos, bastardo y mujer, son despreciados ante la sociedad. Ninguno es escuchado. Y esto se evidencia en los pocos minutos que tienen en la pantalla. Sin embargo y a medida que los episodios avanzan, vemos que no es Ned Stark el protagonista de la serie. A Ned lo matan. Matan al bueno, al que el espectador ha invertido tiempo en conocerlo. Y en su lugar, va ocupando otros personajes y en especial los despreciados por el propio sistema: al bastardo y a la mujer. Ambos, Jon Snow y Daenerys Targaryen van ascendiendo en sus propios sistemas y esto es un preámbulo del rango que nos establecerá la trama. Con la muerte de Ned Stark, queda en evidencia que no hay protagonista en apariencia pero tienen presencia los despreciados, los que Ned Stark, en su honor y verdad, protegió y defendió.

Game of thrones, escena de la ejecución de Ned Stark en el episodio Baelor. Video cortesía del canal de Youtube XEgameothOfGondolin

Te invito a ver (o volver a ver) la primera temporada, ya que los directores de la octava han declarado que guarda muchas referencias con esta. Pero no solo te invito por este motivo. Es excelente revisar el perfil de cada personaje y confirmar si realmente han evolucionado, así como el sistema político de cada reino conforme las acciones de sus gobernantes.

Para conocer la ficha técnica, haz clic en IMDb.

Para conocer la reflexión de la segunda temporada, haz clic en segunda temporada Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la tercera temporada, haz clic en tercera temporada Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la cuarta temporada, en torno al rey como autoridad, haz clic en cuarta temporada 1 Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la cuarta temporada, en torno a la figura del padre, haz clic en cuarta temporada 2 Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la cuarta temporada, en torno a la traición, haz clic en cuarta temporada 3 Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la quinta temporada desde las decisiones, haz clic en quinta temporada 1 Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la quinta temporada en lo referente a astucia, haz clic en quinta temporada 2 Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la sexta temporada desde la religión, haz clic en sexta temporada 1 Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la sexta temporada desde la historia, haz clic en sexta temporada 2 Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la séptima temporada, haz clic en séptima temporada Game of thrones.

Para conocer la reflexión sobre lo mejor de la octava temporada, haz clic en octava temporada 1 Game of thrones.

Para conocer la reflexión sobre lo peor de la octava temporada, haz clic en octava temporada 2 Game of thrones.

Para conocer la reflexión sobre el tema de la octava temporada, haz clic en octava temporada 3 Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la octava temporada desde el episodio final, haz clic en octava temporada 4 Game of thrones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *