Game of thrones: lo mejor de la cuarta temporada (1)

Game of thrones, imagen cortesía HBO

La cuarta temporada de Game of thrones es mi favorita, no solo por la fotografía sino por los giros de la trama llevados a cabo mediante muertes inesperadas. Es una de las mejores temporadas a nivel de escritura de guion, con diálogos profundos y donde algunos actores se destacaron en su performance, dejando escenas memorables como la muerte de Joffrey, la aparición de Ramsay Bolton, el juicio de Tyrion, la relación entre Arya y Sandor Clegane (The Hound), el combate entre Oberyn y La Montaña, la toma de Castle Black y la batalla entre Brienne y The Hound. Pero la cuarta temporada significó también la última que George R.R. Martin asesorara antes de su “separación creativa” con Benioff y Weiss. Y esta separación produjo una diferencia considerable en el tratamiento de la historia, cuyas consecuencias se comentarán más adelante.

Por los momentos, la cuarta temporada confirmó lo que se gestaba con el sistema político en las anteriores temporadas. El aparente orden de una monarquía establecida que repercutía sobre la estabilidad y (también aparente) paz en el reino, se deshizo con el ascenso de Joffrey Baratheon al poder y el reclamo del trono por parte de otros personajes. Los argumentos variaban para este reclamo: desde el legítimo, por nacimiento, por cercanía, por el deseo de los dioses.  Pero estos reclamos trajeron inestabilidad al reino, guerra y caos. No solo las casas reales y los pequeños reinos sufrieron por esto sino también la población más humilde por la hambruna y la violencia de los soldados. Por tanto, en la cuarta temporada, vemos que el tema se centra en dos aspectos relacionados uno con otro: la definición de la autoridad y la justicia. En esta primera entrega, hablamos sobre la autoridad a través del rey: Robert Baratheon, Joffrey Baratheon, Tommen Baratheon, Daenerys Targaryen, Stannis Baratheon, Mance Rayder y The Night King.

La autoridad como rey

Game of thrones, image cortesía HBO

El rey, bajo la figura de Robert Baratheon,  llegó al trono no por derecho ni por sangre sino a través de la violencia. Robert rompió el hilo monárquico mediante una rebelión. La autoridad está basada en la fuerza. Pero con Robert vemos que no todo el que gana la guerra merece gobernar. Gobernar implica una renuncia al propio deseo por el bienestar del reino. Aemon Targaryen, Maestre de Castle Black, entregó a John Snow una frase que define también a la autoridad: “el amor es la muerte del deber”. El deber de Robert, lo que fundamentaba su autoridad como rey, ya había pasado pues ésta solo se medía en la batalla.  Robert como rey vivía para sus propios amores: el alcohol, las prostitutas y las glorias pasadas. Así que él no era líder sino una figura y a su alrededor se construía lealtades ancladas en los méritos durante la rebelión.

Quien lo reemplaza cuando muere es su “hijo” Joffrey Baratheon. Con Joffrey tenemos otro concepto de autoridad. Llega a ser rey por sucesión, sí; pero no por sangre pues no es hijo de Robert. Joffrey ha crecido rodeado de lujos y privilegios pero alejado del combate. Creció bajo la fama de dos apellidos de prestigio: Baratheon y Lannister. Con privilegios, fama y sin ninguna figura paterna que lo educara (su padre se ocupada de sus amores), Joffrey desarrolló una personalidad narcisista, impulsiva, agresiva y ambiciosa. Con Joffrey vemos la autoridad corrompida: la de aquella que trata a las personas como posesiones por mero capricho. Una frase de Joffrey define su reinado, en la escena cuando contesta a su tío Tyrion, uno de los pocos que intentó ponerle límites: “todos son míos para atormentar”. La corrupción de Joffrey es peligrosa, criminal y cruel. Joffrey enseña que un rey no es solo un buen apellido.  

Game of thrones, escena de la muerte de Joffrey en el episodio The lion and the rose. Cortesía del canal de Youtube Mateo12485

Con la muerte de Joffrey, lo sucede Tommen Baratheon. Tommen es un niño., un rey que llega al cargo también por sucesión pero no por sangre pues tampoco es hijo legítimo de Robert Baratheon. Esto también es una metáfora de cuando el poder es tomado por la fuerza (en el caso de Joffrey y Tommen fue una violencia genética).  En Tommen, su inexperiencia y edad hacen de él una autoridad vulnerable: desde la toma de decisiones hasta el combate. Cuenta con un ejército, con la fama de sus apellidos pero ¿es suficiente esto? En una conversación entre Tommen y Tywin Lannister sobre lo que define a un rey, Tommen menciona la fuerza de Robert, la astucia de Joffrey y también la sabiduría. Joffrey carecía de astucia y Tommen no la tiene. Se requiere de astucia para visualizar las oportunidades y amenazas de la gobernabilidad, pero para ganar astucia se necesita sabiduría. Esto lo gana con educación y también con buenos asesoramientos. En el caso de Tommen, el asesoramiento quedó entre familia debido a la fuerte influencia de los Lannister en el reino. Y también se requiere de valentía para poner límites. Tommen también carecerá de esto y su reinado se verá mermado por personajes que intentarán manipularlo: su prometida/esposa, su madre, su abuelo y también la figura religiosa. Un rey deberá crecer en seguridad y confianza en sí mismo si quiere no ser manipulado ni tampoco vencido por las circunstancias. Tommen enseña que un rey no es solo juventud.

Stannis Baratheon es otro rey. Se ha proclamado pero también es legítimo, debido a la carta de Ned Stark que anunciaba que es el verdadero sucesor de Robert debido a que los hijos no tienen vínculo de parentesco. Cuenta con la fuerza, con un ejército (a medias), con la determinación, con la experiencia, la educación y la astucia. Además, cuenta con un ingrediente: la religión a través de la sacerdotisa Melisandre y el Dios de la luz. Por tanto, en Stannis vemos todo un discurso articulado entre política y religión al servicio del poder. Pero Stannis no tiene dinero ni tampoco gobierna. Aunque los habitantes lo conocen, lo ven como el invasor. Sin dinero no puedes alimentar tropas ni desplegar estrategias. Sin el gobierno, sin un sitio qué dirigir, no eres ni rey ni autoridad. Pero Stannis es perseverante en su lucha. Stannis (por los momentos) enseña que para llamarte rey primero debes tener el cargo.

Game of thrones, imagen cortesía HBO

Otra figura de rey y se extiende en la siguiente temporada es la de Daenerys Targaryen. Ha conquistado Yunkai y Meereen pero los problemas en las ciudades que ha liberado la obligan a postponer sus propios deseos (conquistar Poniente). Ha tomado a Meereen como una escuela para aprender a gobernar, algo que faltó a Robert Baratheon. Su autoridad está basado en el compromiso. Se hace llamar la madre de dragones y este apelativo es sumamente violento si lo vemos desde el punto de vista de Hobbes. Los dragones son el Leviatán, el gran monstruo que impone un criterio de gobernabilidad que inspira miedo en Poniente. Y lo inspira porque implica sometimiento, alejarse de las propias pasiones, del “hacer lo que quiera”. Por eso existe desde ya una predisposición en el oeste a Daenerys y un temor en Meereen porque han visto a los dragones y su poder. Y ante este monstruo que Daenerys tampoco puede controlar, ella decide encadenar a dos dragones. En Viserion y Rhaegal vemos a una autoridad que antepone su tarea en la gobernabilidad ante el amor, sí. Pero también es un contraste con su discurso. Libera de la esclavitud pero ella misma se hace esclava. Una contradicción de la que sufrirá las consecuencias.

Game of thrones, imagen cortesía HBO

Mance Rayder, se autoproclamó rey y se encuentra más allá del muro. Sabemos que fue Guardián de la noche, que desertó y se unió a la población más allá del muro (comúnmente llamados salvajes). Por tanto no tiene ni linaje, apellido ni mérito alguno para ostentar este título. Pero su pueblo lo llama así. Y lleva este nombre por reunir a su alrededor tribus diferentes en torno a una idea: unidad para combatir un enemigo común. Su autoridad viene porque otros se lo han dado. Aunque se piensa que combaten contra la Guardia de la noche, sus verdaderos enemigos son los White Walkers y de ellos desean huir, refugiarse al otro lado del muro. Esta idea de sobrevivencia es lo que lo llevará a reunir un enorme ejército. Él es orgulloso, a ratos tosco y también respetuoso cuando conversa con el adversario. Mance enseña que un rey también puede serlo por elección de otros. Y esto es un preámbulo de una democracia.

Hay otro rey. Uno que fue incluido en la serie pero en los libros no se menciona, al menos no como personaje. Es rey pero se desconoce su origen, linaje e intenciones. Solo los del norte pueden reconocerlo (tanto él y sus seguidores) por su piel, por habitar más allá del muro, porque con él trae el invierno y la noche más larga. Sabemos que convierte a los hijos de Craster. Sabemos que él es violento, no se comunica (al menos no tiene un lenguaje) y su autoridad es la muerte. Por los momentos, solo podemos llamarlo The Night King.

Para ver la ficha técnica, haz clic en IMDb.

Para conocer la reflexión de la primera temporada, haz clic en primera temporada Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la segunda temporada, haz clic en segunda temporada Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la tercera temporada, haz clic en tercera temporada Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la cuarta temporada, en torno a la figura del padre, haz clic en cuarta temporada 2 Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la cuarta temporada, en torno a la traición, haz clic en cuarta temporada 3 Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la quinta temporada desde las decisiones, haz clic en quinta temporada 1 Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la quinta temporada en lo referente a astucia, haz clic en quinta temporada 2 Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la sexta temporada desde la religión, haz clic en sexta temporada 1 Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la sexta temporada desde la historia, haz clic en sexta temporada 2 Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la séptima temporada, haz clic en séptima temporada Game of thrones.

Para conocer la reflexión sobre lo mejor de la octava temporada, haz clic en octava temporada 1 Game of thrones.

Para conocer la reflexión sobre lo peor de la octava temporada, haz clic en octava temporada 2 Game of thrones.

Para conocer la reflexión sobre el tema de la octava temporada, haz clic en octava temporada 3 Game of thrones.

Para conocer la reflexión de la octava temporada desde el episodio final, haz clic en octava temporada 4 Game of thrones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *