Framing Britney Spears y el rol de los medios

Framing Britney Spears, imagen cortesía de New York Times

El ascenso al estrellado de Britney Spears, su caída, resurgimiento y las polémicas en torno a su vida personal, han servido para llenar innumerables páginas de los diarios, programas de televisión y documentales no autorizados. Framing Britney Spears se suma a esta lista, aunque su intención es exponer la cultura del bullying mediático.

Esta intención contrasta con el tema. El tema de Framing Britney Spears es biográfico, a saber, la vida de Britney Spears. Sin embargo, la mirada no es desde ella misma, desde el sujeto que protagoniza su historia de vida. La mirada del documental se hace desde terceros, a saber, desde los fans, los medios y la directora.

En Framing Britney Spears, la primera mirada resulta parcializada para el espectador. La mirada de los fans está ligado al movimiento #FreeBritney y la defensa de sus cualidades. Aunque esta mirada no niega los asuntos polémicos de la vida de la cantante, está basada en su perspectiva de los medios, de ciertos personajes que mantuvieron o mantienen contacto con Spears (el padre, Justin Timberlake, Sam Lutfi, etc) y el asunto más controversial: el conservatorship.

Según la mirada de los fans, la actual situación de la cantante tiene un trasfondo monetario; de ahí el deseo del padre de perpetuarse con en control mediante este estatuto legal, por medio de la narrativa de la incapacidad mental de la cantante. Los argumentos con los cuales rebaten los fans es que desde sus primeros años en la carrera, Britney asumía decisiones tanto de vestimenta como de coreografías y canciones.

La segunda mirada de Framing Britney Spears es la de los medios en sus variadas dimensiones: televisión, prensa, programas de concursos y talk-shows, redes sociales. Esta mirada es inquisitiva, que varia de narrativa según el interés y provecho económico del medio.

Framing Britney Spears, imagen cortesía de New York Times

Framing Britney Spears busca presentar los discursos que impuso sobre la cantante: desde la niña talentosa e ingenua, la adolescente símbolo del sueño americado, la princesa del pop, la rebelde exhibicionista, la infiel exnovia promíscua, la princesa mala del pop, la madre descuidada, la loca, la incapacitada mental, la fracasada, la títere sometida al conservatorship.

Este aspecto se aborda por medio de entrevistados, material de la prensa y redes sociales tanto de los seguidores como de Britney. Se aplaude la búsqueda y el orden del material de archivo de la carrera, desde los conciertos cuando tenía 12 años, pasando por el Club Mickey Mouse, su performance en los centros comerciales, los conciertos y la fama que hoy se le atribuye.

Para el espectador, este punto de Framing Britney Spears resulta un tanto perturbador porque su perspectiva repercute en cuestionamientos acerca de la actitud de periodistas, presentadores, paparazzis y los propios medios de esos años. Las preguntas incómodas sobre el cuerpo de Britney (sea el busto o la virginidad), el constante escrutinio por el fin del noviazgo con Timberlake, el acoso por parte de los paparazzi a cada movimiento que hacía (incluso con bebés en brazo o desde una ambulancia) traspasa los límites del respeto y la tolerancia.

Para el espectador, estas imágenes son una clara muestra de la cultura del bullying mediático a la que cruelmente participó. Además, el documental es débil al no continuar este aspecto debido a la confusión de la mirada de la directora. Sobre este punto se pudo trabajar mejor dado que este comportamiento de los medios también fueron dirigidos hacia otras cantantes de la época como Jessica Simpson, Mandy Moore, Christina Aguilera, Lindsay Lohan y Kelly Clarkson.

La mirada de la directora se divide en sus varios subtemas, aunque la mirada de los medios sobresale pues forma parte de su crítica social. Los subtemas son mencionados y no profundizados. Estos son la familia, la fama, el feminismo, la sexualidad, la maternidad, el acoso, la enfermedad mental, el fanatismo, el negocio, el mundo musical, el control, la fidelidad, el acoso mediático y el conservatorship.

Framing Britney Spears, imagen cortesía de New York Times

Esto representa una debilidad de Framing Britney Spears, pues no proporciona datos verificables ni de los subtemas ni completa el tema. Se queda solo en sugerencias, rumores y especulaciones sobre la vida de Britney. Dos ejemplos de esto son la enfermedad mental, que no existen datos ni para corroborar o desmentir; y los mensajes secretos que ella escribe en su cuenta en Instagram.

El conservatorship, que es el hilo que conectan los subtemas de Framing Britney Spears, no se da información suficiente al espectador. Sobre este aspecto se basa en dos abogados que tuvieron contacto con el caso así como la visión de los medios; pero no hay actas ni entrevistas con expertos en este tema legal, del por qué el padre no debe estar al control de los bienes y decisiones de la cantante. Asimismo, se basan en especulaciones de los fanáticos. La falta de rigor periodístico es la gran debilidad del documental, y esto es una ironía dado que la producción recae en un medio periodístico (New York Times).

En contrapartida, el documental The exact moment Britney Spears lost her freedom y sus capítulos precedentes, brindan un mejor panorama de la tumultuosa vida de la cantante, con mayor rigor periodístico. Se basa en voice mails de la cantante, entrevistas, artículos de prensa, videos y todo aquello que es verificable.

Trailer del documental Framing Britney Spears. Video cortesía del canal de YouTube Britney Spears Media.

Pese a sus debilidades, Framing Britney Spears intenta exponer la narrativa mediática sobre las mujeres, y esta forma ambigua de retratarlas como santas o villanas conforme a sus intereses. E intenta pese a no concretar a profundidad con ningún subtema. La lección es para el espectador, a ser más escéptico con los discursos que consume de los medios, y más empático con quien está sobreexpuesto ante las cámaras.

Para saber más sobre la ficha técnica de Framing Britney Spears, haz clic en IMDb.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *