El amerizaje de Chazelle con First man

Imagen cortesía Universal Pictures

Aplaudo a Chazelle por salir de su zona de confort. Ha abandonado el tema musical para adentrarse en una biografía.  También asumió el riesgo de no centrarse en el pilotaje del Apollo 11 ni despligar un sinfín de efectos visuales y secuencias de acción; lo contrario, Chazelle apuesta por la vida íntima de Neil Armstrong.

First man sigue la misma estructura cronológica cada aspecto de la vida de nuestro personaje, pero de una manera fragmentada, al menos la primera parte. Y es una debilidad del guion. Hay un descuido sobre cómo se nos muestra el paso del tiempo porque en la fotografía no hay una guía para el espectador: cabellos blancos, una arruga, un insert. El espectador no entiende cómo no ha envejecido ni Armstrong ni su esposa (Claire Foy), ni cómo ella logra embarazarse y estar de 7 meses con tan solo una mudanza, por ejemplo.

Imagen cortesía de Universal Pictures

El tema principal de First Man es el duelo. Lo vemos avanzar en un viaje emocional ante la pérdida de su hija siendo poco comunicativo y retraído, incluso reprimido, con su esposa y los dos hijos. Que la tristeza lo aisla de todo, incluso de sus propios logros. Lo vemos perder a sus compañeros en un accidente, su matrimonio pareciera estar perdido dada la poca comunicación. Y pareciera que todas estas pérdidas no se comparan con aquella que guarda en sí mismo.

Otro tema brota también: la ambición. Por detrás del proyecto de la NASA estaba la rivalidad con la URSS. Y como esta nación tenía su propio proyecto espacial y parecía aventajar a los americanos, notas la ambición de los políticos y militares por poner un hombre en la luna, una meta construida para mostrar superioridad al enemigo. Y la ambición pareciera estar por encima del sufrimiento y la vida de los astronautas. Porque el único interés era poner la bandera norteamericana en la luna.

Recomiendo ver la película no solo por el plantemiento del personaje o la actuación de Ryan Gosling.  Es un ejercicio de la estética fotográfica. Chazelle vuelve a trabajar con Linus Sandgreen, director de fotografía de La la land. La fotografía esta bañada de un tono vintage amarillento que nos ubica en los años sesenta. Pero por detrás de los tonos, hay 3 formatos de películas diferentes: 16mm, 35mm y IMAX, según el entorno del personaje. Para las naves, se usó el 16mm con lentes gran angulares de hasta 6mm. Para ambientes más abiertos como la casa, oficina y salón oval fueron filmados con 35mm y lentes angulares a teleobjetivos. Y la escena lunar bajo formato IMAX, presenta la majestuosidad y punto cumbre de la vida del ícono norteamericano. 

Trailer de First man, cortesía de Universal Pictures

Puedes consultar la ficha técnica de la película en IMDb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *