Ad astra introspectiva

Ad astra, imagen cortesía 20th Century Fox

Ad astra tiene todos los ingredientes para convertirse en la próxima Interstellar (2014) pero se ha tropezado consigo misma. Para descubrir el por qué, debemos indagar acerca de la frase de la que proviene su título. Ella proviene de Séneca, filósofo y escritor romano, cuya traducción dice así: “Hacia las estrellas, a través de la adversidad”. El triunfo, las estrellas a las que alude Séneca, indica lo sobresaliente de Ad astra: guion, actuaciones y una fotografía deslumbrante. Sin embargo, la adversidad reposa en el ambiente de la película y las expectativas del espectador.

Las estrellas

Por estar ambientada en el espacio, muchos podrían asociarla a innumerables secuencias de acción y efectos visuales. Sin embargo, subvertir la expectativa es una fortaleza del guion: en vez del espectáculo del exterior, Ad astra es intimista, un viaje del individuo dentro de sí mismo, viaje de una profundidad tan gigantesca como el universo mismo. Es lo que la filosofía y la psicología llaman la autoconciencia. Por tanto, el ambiente es una metáfora del tema que contradice a lo que se espera del género de ciencia ficción.

El personaje principal, Roy McBride (interpretado por Brad Pitt), es ingeniero espacial e hijo de uno de los astronautas más importantes, desaparecido en su última misión. Roy usa una aparente fortaleza emocional y se ha mentido constantemente sobre cuánto le afecta la relación con su padre. Ante un evento, descubre que su padre está vivo y él viaja hasta Neptuno, hasta las profundidades del universo. En el trayecto lidia con sus emociones (remordimiento, ira, soledad, amor) hasta descubrir que su incapacidad para vincularse con otro ser humano se debe a su herida, que es el tema de la película: el abandono. El encuentro con su padre, la verdad y las posteriores acciones son modos de sanarse a sí mismo. Otros subtemas están ahí al servicio de la historia: la ambición (a través del padre de Roy), la tecnología, el estrés, el hogar, Dios, la autoridad, El Estado y el romance. El guion también se sostiene con la actuación destacada de Brad Pitt, quien carga con todo el peso de la historia.

Otro aspecto también a tomar en cuenta es la fotografía y el uso de la psicología del color, capaz de exteriorizar las emociones no reveladas ni encaradas por el protagonista. Si encontramos semejanzas con Interstellar se debe a ambas películas tienen al mismo director de fotografía: Hoyte van Hoytema (encargado también de la fotografía de Her, Spectre y Dunkirk).

Ad astra, imagen cortesía 20th Century Fox

La adversidad

El ambiente espacial que se justifica como metáfora de la autoconciencia juega una mala pasada a la película. El ritmo de la narración (al ser tan lento) distrae al espectador. Algunas escenas de acción son incoherentes a la trama, como el caso de la secuencia Mayday y el abordaje a la nave en Marte. Los referentes más cercanos (Interstellar y Gravity) alimentan las espectativas de espectador. Al contradecir estas espectativas de secuencias de acción con un tema tan filosófico y denso, produce algo singular: la falta de empatía. Ad astra es hermosa a nivel visual, sonoro e incluso temático; y aún así el espectador no se siente identificado. Esto se debe no solo por el final (un tanto brusco) sino por la falta de veracidad. Gray sumerge al espectador en una película de ciencia ficción pero a cambio el espectador desea al menos algún rastro de veracidad con la trama, así sea por el tiempo dentro del viaje de un planeta a otro; o por qué con tanta tecnología, nadie pudo ir a Neptuno a buscar a los astronautas. Aunque se trate de ciencia ficción, hay elementos que deben corresponder con la comprención de la trama. Ciencia ficción no es sinónimo de incoherencia.

Trailer de Ad astra. Video cortesía 20th Century Fox

Ad astra puede convertirse en una película de culto como lo es hoy Interstrellar. Y en muchos aspectos es superior a ella. Necesita tiempo y un público dispuesto e instuído a entender el tema sin que le sea relevante la empatía. Sin duda la fotografía de la película es una escuela para futuros cineastas. Vale la pena ver la película.

Para saber más sobre la ficha técnica de Ad astra, haz clic en IMDb.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *